martes, 14 de junio de 2016

La Cura Para el Desánimo

Yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí? JEREMÍAS 32.27

Necesitamos escuchar que Dios aún tiene las riendas. Necesitamos escuchar que no se acabará hasta que así lo disponga. Necesitamos oír que los percances y las tragedias no son motivo suficiente para darnos por vencidos. Son sencillamente motivos para mantenernos firmes.

Corrie ten Boom solía decir: «Cuando el tren atraviesa un túnel y el mundo se oscurece, ¿te tiras del tren? Por supuesto que no. Te sientas tranquilo y confías en que el conductor te saque de allí».

¿Cómo lidiar con el desánimo? ¿La cura para la desilusión? Regresa la historia. Léela una y otra vez. Recuerda que no eres la primera persona que ha llorado. Y que no eres la primera persona en recibir ayuda.

Lee la historia y recuerda, ¡es tu historia!

Radio Apostólica Online desde Montserrat 2 Guatemala

Gracias por su Visita

Entradas populares

Páginas vistas en total