lunes, 27 de julio de 2015

Tema Secretos divinos

Salmo 16

Introducción Una herencia escogida Mictam de David. O salmo de David

Título Mictam proviene de un término que puede significar «cubrir». Podría significar cubrir los labios (una oración silenciosa) o bien, una oración pidiendo protección («cobertura») para alguna persona. Mictam puede significar también «expiar». Mictam podría ser un salmo de expiación.

En el canon hebreo, los Salmos. aparecen entre “Los Escritos” (Ketuvim). El nombre les viene del griego psalmos, que significa “una canción cantada con instrumentos de cuerdas”. En la Biblia hebrea no aparece un nombre específico para la entera colección de Salmos. En la literatura rabínica el nombre que se usa es Sefer Tehillim. Significa alabanza También se le conoce como Alabanzas o Salterio en este salmo encontramos 7 secretos divinos.

1 El secreto de una vida de confianza Confío en Él v. 1

Guárdame, oh Dios, porque en ti he confiado.

2 El secreto de una vida rendida Pertenezco a Él v. 2

Oh alma mía, dijiste a Jehová: Tú eres mi Señor; No hay para mí bien fuera de ti.

3 El secreto de una vida separada Estoy de su lado vv. 3, 4

3 Para los santos que están en la tierra, Y para los íntegros, es toda mi complacencia. 4 Se multiplicarán los dolores de aquellos que sirven diligentes a otro dios. No ofreceré yo sus libaciones de sangre, Ni en mis labios tomaré sus nombres.

4 El secreto de una vida feliz Estoy satisfecho con Él vv. 5, 6

5 Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa; Tú sustentas mi suerte. 6 Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos, Y es hermosa la heredad que me ha tocado.

5 El secreto de una vida instruida Le escucho v. 7

Bendeciré a Jehová que me aconseja; Aun en las noches me enseña mi conciencia.

7. El secreto de una vida firme Estoy comprometido con Él v. 8

A Jehová he puesto siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido.

Aplicación

9 Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma; Mi carne también reposará confiadamente; 10 Porque no dejarás mi alma en el Seol, Ni permitirás que tu santo vea corrupción. 11 Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre.

Conclusión

El corazón de David estaba contento: había descubierto el secreto del gozo. El verdadero gozo va más allá de la felicidad. Podemos sentirlo a pesar de los problemas más profundos. La felicidad es temporal debido a que está basada en las circunstancias externas, pero el gozo perdura porque está basado en la presencia de Dios dentro de nosotros mismos. Al contemplar su presencia cada día, hallará contentamiento. A medida que entendamos el futuro que Él tiene preparado para nosotros, estaremos gozosos. No base su vida en las circunstancias, sino en Dios.

David declaró con confianza que Dios no abandonaría a sus Amados en la tumba. Mucha gente teme a la muerte porque no puede controlarla ni comprenderla. Como creyentes, podemos tener la seguridad de que Dios no nos olvidará después de nuestra muerte. Nos dará vida otra vez para vivir con Él para siempre. Esto nos da una seguridad real. otros pasajes acerca de la resurrección, son: Job 19.25, 26; Isaías 26.19; Daniel 12.2, 13; Marcos 13.27; 1 Corintios 15.12–58; 1 Tesalonicenses 4.13–18; Apocalipsis 20.11–21.4.

Resumen general

16.1–11 Mictam: Este término designa seis salmos (16; 56–60), así como el llamado Salmo de Ezequías en Isaías 38.9–20, pero el significado de mictam sigue siendo oscuro. Parece que alude a la liberación de la muerte.

16.2 Jehová es el primer nombre adjudicado por los hebreos a la divinidad; Señor es la traducción del segundo de ellos: Adonai. De ahí el verso: Dijiste a Jehová: Tú eres mi Señor.

16.5, 6 Suerte y cuerdas: Referencia poética a la división de la tierra prometida por Josué, la cual hizo realidad las promesas de Dios (Jos 21.43–45). Dios es tan importante para el salmista como esta porción de tierra.

16.9 Se gozó mi alma es una expresión poética.

16.10, 11 Seol: Dominio de los muertos. David no sólo expresa su fe en que la muerte no lo separará de Dios (Ro 8.38, 39), sino que proféticamente declara que su santo (Jesús) será resucitado de entre los muertos, físicamente sin corrupción. Este fue el extraordinario anuncio de Pedro el día de Pentecostés (Hch 2.25–31).

Páginas vistas en total