Radio online

jueves, 21 de mayo de 2015

El Obrero Siempre será digno de Honra


Texto: (1 de Corintios 9:13,14) “¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, del altar participa?  ¿Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio?

Introducción: En esta reflexión trataré de dejar lo más claro posible que Dios permite a los que llama para que sean sus siervos que vivan del trabajo que realizan en el altar.

PRIMERO: Un Pastor no es llamado por el hombre sino por Dios.

SEGUNDO: Dios mismo le da la aprobación así como un gerente aprueba a un trabajador cuando califica para el trabajo.

TERCERO: El versículo 4 del cap. 9 dice: “¿Acaso no  tenemos derecho de comer y beber? El Obispo, pastor y Diacono, tiene derecho de comer de su trabajo en el Altar.

CUARTO: Pablo aboga por sus derechos y dice: 9:7 “¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas? ¿Quién planta viña y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño?

QUINTO: El albañil come de su labor, lo mismo el carpintero, el soldador, el pescador, el electricista, el oficinista, el abogado, el médico, el ayudante, el herrero, el atleta, el futbolista, el agricultor, el cantero, el aviador, la enfermera y muchos más, así también el pastor, o el Obispo trabajan en el Altar y deben comer del altar.


SEXTO: Es importante que la Iglesia valore el trabajo, lo reconozca, lo apoye, y dejar que otros critiquen está sana labor. El pastor, siempre será una bendición para aquellos que deseen que lo sea. Donde hay un pastor siempre abra alguien que te guiara en el camino. 

Páginas vistas en total