Radio online

viernes, 11 de abril de 2014

El Amor Colgó de una Cruz

De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna. JUAN 3.16

Extendió la vista alrededor de la colina y previó una escena. Tres figuras colgaban de tres cruces. Con los brazos extendidos. Con la cabeza inclinada hacia delante. Gemían con el viento. Unos hombres en uniforme militar estaban sentados en el suelo cerca de los tres. Algunas mujeres revestidas de dolor se oprimían al pie de la colina… con la cara llena de lágrimas. Todo el cielo estaba en posición de combate. La naturaleza entera estaba dispuesta al rescate. Toda la eternidad estaba lista para proteger. Pero el Creador no dio la orden. Hay que hacerlo dijo, y se retiró. El ángel volvió a hablar. Sería menos doloroso sí. El Creador lo interrumpió suavemente. Pero no sería amor.

Amigo quiero que reflexiones y te des cuenta cuanto mi amado Dios te amo a ti. Por esa razón te escribo, porque no puedo pasar este día sin compartirte esta bendición del proceso de Cristo Jesús en la Cruz por ti y por mí. ¿Cómo quieres que Cristo te dé a conocer que te ama? Si el precio más elevado ya lo demostró.

Con el Corazón Partido

Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. MATEO 9.36

No lo puedo comprender. Sinceramente, no puedo. ¿Por qué Jesús murió en la cruz? Ah, ya sé, ya sé. He oído las respuestas oficiales. «Para satisfacer la Ley antigua». «Para cumplir las profecías». Y estas respuestas son correctas. En verdad, lo son. Pero hay algo más aquí. Algo muy compasivo. Algo de añoranza. Algo personal.

¿Qué es?

¿Será que se le partió el corazón al ver a toda aquella gente que en medio de la desesperación miraba hacia el entenebrecido cielo y gritaba el mismo «Por qué»? ¿Tendría el corazón destrozado por el dolor?

Me lo imagino, inclinándose ante los que sufrían. Me lo imagino escuchando. Veo sus ojos nublarse y una mano agujereada limpiando una lágrima… Aquel que también estuvo solo, comprende.

Blogger templates

Páginas vistas en total