domingo, 8 de octubre de 2017

Las lágrimas de un pastor

1 Esto, pues, determiné para conmigo, no ir otra vez a vosotros con tristeza. 2 Porque si yo os contristo, ¿quién será luego el que me alegre, sino aquel a quien yo contristé? 3 Y esto mismo os escribí, para que cuando llegue no tenga tristeza de parte de aquellos de quienes me debiera gozar; confiando en vosotros todos que mi gozo es el de todos vosotros. 4 Porque por la mucha tribulación y angustia del corazón os escribí con muchas lágrimas, no para que fueseis contristados, sino para que supieseis cuán grande es el amor que os tengo. 2da Corintios (2.1–4)

En 11.23–28 Pablo hace una lista de las muchas tribulaciones que había soportado por causa de Cristo, e indica que la mayor carga que siente es «la preocupación por todas las iglesias» (v. 28). Como un verdadero pastor Pablo tenía a estas iglesias infantes en su corazón y sobre sus hombros, como el sumo sacerdote de Israel (Éx 28.12–21). Las lágrimas son parte importante de un ministerio espiritual. Jesús lloró; Pablo ministraba con lágrimas (Hch 20.19, 31); y el Salmo 126.5, 6 indica que no habrá cosecha sin lágrimas.

Pablo no quería visitar a la iglesia como un padre riguroso, sino como un amigo cariñoso. La iglesia debería haber traído gozo a su corazón, no tristeza. Si los había entristecido, ¿cómo podían, a su vez, alegrarlo? Quería darles tiempo para que corrigieran las cosas en la iglesia; entonces los visitaría y su compañerismo sería de gozo. Cuando les escribió, lo hizo con una pluma mojada en lágrimas. Había llorado al escribir la carta (2.4). (Tal vez se refería a 1 Corintios o quizás a una carta austera y dura que no tenemos.)

En el capítulo 1 el tema de Pablo era la consolación abundante; aquí es el amor abundante. «El amor nunca deja de ser» (1 Co 13.8). Donde hay amor, siempre existe la preocupación de ver a otros disfrutar de lo mejor. Cuántas veces los pastores lloran por los cristianos descarriados. Dios honró las lágrimas de Pablo y obró en la iglesia para que se corrigiera el pecado.

sábado, 9 de septiembre de 2017

CONDICIONES DEL CREYENTE

Efesios 1:3–14
3Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,
4según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,
5en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,
6para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado,
7en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,
8que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia,
9dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo,
10de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.
11En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,
12a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo.
13En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,
14que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.
INTRODUCCIÓN:
es muy alentador ver de un solo golpe de vista, a la luz del Nuevo Testamento, la nueva posición ante Dios que obtiene el recién convertido que entra por un acto sincero de fe, a formar parte de la familia espiritual de Dios
(1 P. 2:10; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia
(He.12:22–25
22sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles,
23a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos,
24a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.
25Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos.).
Considerándolo así, en resumen, podemos observar que …
1. El creyente está perdonado (Ef. 1:7; Hch. 10:43)
2. Justificado (Ro. 3:28; Hch. 13:39).
3. Es una nueva criatura (2 Co. 5:17).
4. Sellado por el Espíritu Santo (Ef. 1:13; 4:30).
5. Templo del Espíritu Santo (1 Co. 6:19).
6. Librado de la condenación (Ro. 8:1; Jn. 5:24).
7. Goza de la paz con Dios (Ro. 5:1; Jn. 14:27).
8. Es heredero de Dios (Gá. 3:29, 4:7).
9. Bendecido con toda clase de bendiciones en Cristo Jesús (Ef. 1:3).
Conclusión:
mi querido que tienes tú de parte del señor. Que tienes, que te hace feliz al descubrirlo si todavía descubres que te falta Jesucristo y sus bendiciones hoy es el día del señor. Acéptalo en tu corazón. Y podrás ser feliz como nosotros lo somos. Ven a él recíbelo.

miércoles, 30 de agosto de 2017

5 CUALIDADES DE UNA AMISTAD SANA

EL FUNDAMENTO DE LAS AMISTADES SANAS
Textos bíblicos Proverbio 12:26 El justo sirve de guía a su prójimo; Mas el camino de los impíos les hace errar. Eclesiastés 4:9 Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo.
Introducción:
Dios desea que tengamos amigos positivos y que nos ayuden a la edificación. Dios no nos a creado para que seamos solitarios. Nuestras amistades juegan un papel importante en nuestras actividades emocionales, mental y espiritual. De aquí la importancia la buena elección de amistades proverbio 25:19 Como diente roto y pie descoyuntado Es la confianza en el prevaricador en tiempo de angustia. Como diente roto y pie que resbala (lit.) es la confianza en el desleal (o traidor) en tiempo de angustia. Sólo al desastre conduce poner confianza en quien no es digno de ella, del mismo modo que un diente roto produce un dolor que impide comer, y un pie que resbala no permite tenerse de pie.
5 cualidad de una amistada sana
1. Franqueza
Proverbio 27:6 Fieles son las heridas del que ama; Pero importunos los besos del que aborrece. Es muy bueno, y mucho se ha de apreciar, el que nos corrijan nuestros amigos y nos digan nuestros defectos. No es genuino el amor que, por no ofender, encubre, es decir, omite, la reprensión (ésta parece la mejor interpretación del v. 5b, nota del traductor). Fieles son (v. 6) las heridas del que ama (comp. con Sal. 141:5), pues son heridas limpias que curan, aunque duelan. El deber del médico es curar la enfermedad, no complacer al paladar del enfermo. La clave de la franqueza es la confianza ¿Porque? Sin confianza no se puede ser honesto Tengo una pregunta para usted ¿es usted franco con sus amigos?
2. Constancia
Proverbios 17:17 En todo tiempo ama el amigo, Y es como un hermano en tiempo de angustia. un amigo verdadero ama en todo tiempo y es como un hermano nacido para tiempo de adversidad. La lectura más probable es la que aparece en la mayoría de las versiones. Ya no es tan fácil valorar el contraste entre el amigo sincero y el hermano de padre y madre. Es muy interesante el comentario de Ralbag, citado por Cohen: «Un amigo permanece unido a su amigo en todo tiempo, incluso en tiempo de adversidad a fin de estar unido con él en tiempo de gozo. En cambio, un hermano no se interesa por su hermano en tiempo de gozo, sino en tiempo de adversidad, pues su naturaleza le compele a unirse a él para asistirle en su aprieto». La clave de la constancia es la fidelidad La fidelidad es el pegamento que hace que los amigos sean unidos. Proverbio 18:24 El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano. El proverbio expresa, pues, en primer lugar, que un buen amigo puede llegar a ser más valioso que un hermano de padre y madre (prov 17:17). La primera parte significa, «los amigos escogidos a la buena de Dios, pueden producir problemas». En mi opinión, el verbo hebreo indica que, al tener demasiados amigos, dicho «varón» podría sentirse «despedazado», al no poder complacer a todos (un caso corriente de «conflicto de lealtades»). Tengo una pregunta para usted ¿es usted constante con sus amistades?
3. La Comunicación
Santiago 1:19 Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; La clave de la comunicación es el respeto. Romanos 12:10 Amaos los unos los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros. se aplicaba especialmente al amor conyugal, paternal, fraternal y filial. Se trata de un amor recíproco, de cálido afecto y sincera amistad. La segunda parte del versículo es consecuencia de la primera: Si hay verdadero amor fraternal, ningún miembro buscará la preferencia en los honores, sino que con gusto cederá a otro esta preferencia o se adelantará a tributarle el honor. Tengo una pregunta para usted ¿es usted comunicativo con sus amistades?
4. la afinidad
Amos 3.3 ¿Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo? El versículo 3 es bien conocido y se suele usar mucho para resistir al falso ecumenismo. Para hacer el viaje juntas, dos personas tienen que fijar fecha, hora, lugar, etc. Esta concordia falta ahora, pues Israel no guarda una relación amistosa con Jehová, como la guardaba en Jeremías 3:14. Ahora no se pone de acuerdo con Dios, porque los caminos de Israel no son los caminos de Dios ( Is. 55:8). La palabra clave de la afinidad es la afinidad es la responsabilidad La afinidad no perdura si no hay responsabilidad. Tengo una pregunta para usted ¿es usted responsable con sus amistades?
4. Compasión
Juan 15:13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. La palabra clave de la compasión es el desinterés La compasión implica hacer algo por alguien y no espera nada a cambio. 1 de corintios 13:13 Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el Tengo una pregunta para usted ¿es usted compasivo con sus amistades?
Conclusión:
La amistad es el regalo más grande en la vida Prov. 18:24 El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano. ¿Qué sabe usted de estos grandes amigos? ♦ Rut y Noemí: Ru 1:15–18 ♦ David y Jonatán: 1 S 18:1–4;

miércoles, 2 de agosto de 2017

Claves para la humildad

La verdadera humildad fluye de una perspectiva de Dios correcta. La manera en que vive y funciona un pastor en su ministerio se relaciona directamente con su visión de Dios. Un hombre humilde, con una visión de Dios adecuada, estará confiado en el poder de Dios, comprometido con la verdad de Dios, comisionado por la voluntad de Dios y movido por el conocimiento de Dios y consumido por su gloria.
1. Un pastor humilde estará confiado en el poder de Dios.
En 1 Tesalonicenses 2:2, Pablo recuerda a los tesalonicenses que «habiendo antes padecido y sido ultrajados en Filipos (ver Hch 16:19–24), como sabéis, tuvimos denuedo en nuestro Dios para anunciaros el evangelio de Dios en medio de gran oposición». La humilde confianza de Pablo en el poder de Dios se tradujo en denuedo y coraje en su ministerio. Estaba seguro de que Dios era más poderoso que cualquier oposición a la que se pudiera enfrentar. Eso le dio fuerza y tenacidad en el ministerio. Le capacitó para hablar sin importar cuál pudiera serla respuesta o las consecuencias.
2. Un pastor humilde estará comprometido con la verdad de Dios.
Vivimos días en que la mayoría ignora la exhortación de Pablo a Timoteo a que «predique la palabra» de Dios.
John Stott cree que
cuanto menos se entromete el predicador entre la Palabra y sus oyentes, mejor es. Lo que realmente alimenta a la casa es lo que el dueño de la casa suministra, no el administrador que la entrega. El predicador cristiano está más satisfecho cuando su persona se ve eclipsada por la luz que brilla de la Escritura, y cuando su voz es ahogada por la Voz de Dios.
Un hombre comprometido con la verdad de Dios es un hombre dedicado a «usar correctamente la palabra de verdad» (2 Ti 2:15). Dios desea hombres humildes, hombres de integridad, para pastorear su rebaño.
3. Un pastor humilde es comisionado por la voluntad de Dios.
Todos los creyentes tienen el derecho y la responsabilidad de hablar del evangelio siempre y donde puedan. Sin embargo, nadie que no haya recibido el llamado de Dios para ministrar debe sustentar el oficio de pastor.
El conocimiento de que no ganamos el derecho de predicar por medio de nuestros esfuerzos o habilidades debería humillarnos. Dios nos llamó al ministerio, Dios nos confió la proclamación de su Palabra, y nos escogió para dirigir a su grey. Olvidar eso es dar el primer paso para ser descalificados del ministerio.
4. Un pastor humilde es conducido por el conocimiento de Dios.
La omnisciencia de Dios es una clave y un motivo más para la humildad. Dios conoce los secretos del corazón. «Lo que un ministro es de rodillas delante del Dios poderoso en secreto», escribió John Owen, «eso es y nada más». La omnisciencia de Dios significa ser tenido responsable en el ministerio. Mantiene al hombre enfocado en agradar a Dios y no a los hombres. Dios escudriña los deseos, motivos e intenciones del corazón, y sabe lo que se hace para agradara otros y para agradar a Él.
Pablo era completamente consciente de las implicaciones del conocimiento de Dios acerca de su vida. Escribió a los tesalonicenses: «sino que según fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio, así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones. Porque nunca usamos de palabras lisonjeras, como sabéis, ni encubrimos avaricia; Dios es testigo» (1 Ts 2:4–5). El recuerdo de la omnisciencia de Dios evitó que Pablo buscara agradar a los hombres.
5. Un pastor humilde es consumido por la gloria de Dios.
¿Qué distingue a un hombre efectivo en el ministerio?
• Tenacidad, confía totalmente en el poder de Dios.
• Integridad, su vida es consistente con su doctrina.
• Autoridad, recibe su comisión de Dios, no de sí mismo.
• Responsabilidad, es consciente de manera constante de la omnisciencia de Dios.
• Humildad, es consumido no consigo mismo, sino con la gloria de Dios.
Solo un hombre así es lo suficientemente humilde para pastorear el rebaño de Dios.

sábado, 15 de julio de 2017

LOS PRIMEROS FRUTOS HONRAN A DIOS

Texto… y ninguno se presentará ante mí con las manos vacías. (…) los primeros frutos de tu tierra traerás a la casa de Jehová, tu Dios. Éxodo 23 15-19
OBJETIVOS
• Llevar al pueblo la revelación de la honra.
• Enseñar a honrar con sus primeros frutos.
PREGUNTAS.
• ¿Cómo debemos honrar a Dios?
• ¿Que toco el corazón de Dios en la ofrenda de Abel?
• ¿Cómo honraremos a Dios cada comienzo de año en la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús?
Con la llegada de un nuevo año también tomamos la decisión de honrar a Dios con nuestros primeros frutos. ¿Cuáles son los motivos que hay en su corazón? Solamente usted los conoce, pero de ello dependerá la forma como el recibirá su ofrenda. En la Iglesia Apostólica de la Fe en Cristo Jesús. Honramos a Dios como manda la biblia: con ayuno (Mateo 6:16), Oración (Mateo 6:9) y trayendo nuestra nuestras primicias al altar (Deuteronomio 18:4) lo hacemos así porque entendemos que si los primeros frutos son santificados, y el resto también es santificado (Romanos 11:16).
La revelación de la honra.
Honrar significa respetar, reverenciar, valorar, estimar, y considerar a alguien como a alguien como un ser preciado. El origen de la honra es Dios. Cuando honramos a Dios, evidenciamos madurez espiritual. En la sociedad, en la familia y hasta en la iglesia se ha perdido el sentido de honra, y esto ocurre porque no hemos entendido el principio.
9 Honra a Jehovah con tus riquezas y con las primicias de todos tus frutos. 10 Así tus graneros estarán llenos con abundancia, y tus lagares rebosarán de vino nuevo. (Prov. 3:9-10)
La honra es una moneda bien cotizada en el reino. Como vemos, Dios promete prosperidad a quienes lo honran con sus primicias.
La revelación de la honra produce un gran impacto. Si usted honra aun profeta, entonces la unción, gracia y favor que esta sobre la vida de él, vendrá sobre su vida. En las palabras sencillas: “A través de la honra usted tendrá acceso al que esa persona carga en espíritu”.
Los primeros frutos honran a Dios.
Y aconteció andando el tiempo que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miro Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no miro con agrado a Caín y a la ofrenda suya…-Génesis 4:3-5
¿Qué toco el corazón de Dios?
Abel dio los primogénitos de la manada: así que esa fue una ofrenda de sangre. Sin embargo Caín dio una ofrenda de la tierra, pero además la entrego “andando el tiempo”, o sea “cuando pudo”.
¿Qué es una ofrenda de primeros frutos?
Es una ofrenda que declara: “Para mi Dios es primero”. Abel trajo su ofrenda de entre los primogénitos de su manada, y eso requiere sacrificio. Era una ofrenda por encima de lo habitual, o superior a cualquier ofrenda normal.
Lo contrario sucede cuando usted pone a Dios en segundo plano, y da desde un lugar de comodidad y conveniencia. Solo la honra activa las promesas de Dios.
Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice. Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí perpetuamente: mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honrare a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco. – 1 Samuel 2:30
Abel dio una ofrenda de sacrificio, porque la sangre ofrendada supera el límite de lo normal. Es decir que para que algo viva, primero algo tiene que morir. En ese sentido, los primeros frutos son la raíz que gobierna el resto. El primer fruto tiene el poder de redención; y lo que quede será multiplicado por Dios.
Honre a Dios el primer mes y todo lo que recibirá el resto del año será multiplicado. El primer fruto entregado como honra se multiplicara más lo robado se perderá. Insisto, si el primer fruto es santo, el resto es santificado. Esto equivale a comprar un seguro para sus finanzas; Dios las protegerá, reprenderá al devorador y abrirá las ventanas de los cielos, enviando bendición hasta que sobreabunde.
El año pasado usted recibió un aumento, bendición, gracia y favor, ahora honre a Dios con sus primeros frutos y espere lo mejor de Dios durante el año 2017.
SIEMBRA Y COSECHA.
Deuteronomio12:5-7
Cuando damos a Dios nuestras primicias, Él nos bendice.
APLICACIÓNbr /> • El líder hará el llamado para salvación.
• Llevará al grupo a reconocer su falta de honra a Dios, y a pedir perdón por eso.
• Los guiara a hacer el compromiso de honrar a Dios con los primeros frutos de su trabajo.
Oración de salvación
Padre celestial yo reconozco que soy un pecador, y que mi pecado me separa de ti. Hoy creo con mi corazón y confieso con mi boca que tu oh Jesús moriste en la cruz por mí y que al tercer día resucitasteis entre los muertos, por eso hoy te pido perdón y me arrepiento de todos mis pecados, renuncio a todo pacto con el mundo, con la carne, con los vicios y con el diablo. Y hago un pacto nuevo contigo Jesús para amarte y servirte cada día de mi vida Jesús, entre en mi corazón y cambia mi vida, si hoy muriera, al abrir mis ojos, sé que estaré entre tus brazos. Amen

sábado, 13 de mayo de 2017

JESUCRISTO ES EL CAMINO A LA REDENCIÓN


“Pero el ángel les dijo:  No temáis, porque he aquí os doy buenas nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, que es Cristo el Señor.” Lucas 2:10 VRV. 

INTRODUCCIÓN 

La humanidad está en caos: hay guerras, terremotos, huracanes, Sumamis, delincuencia descontrolada, enfermedades de todo tipo, muerte por todos lados. Problemas financieros. Deudas y aflicción  de espíritu la gente clama quien nos puede ayudar.

¿Qué tipo de noticias te gusta escuchar? A todos nos gusta recibir buenas noticias, especialmente cuando se trata de aquellas que nos beneficiarán social, económica y familiarmente. En esta ocasión queremos darte una gran noticia, la más grande, la mejor, la que nunca pasará. ¿Sabes cuál es? Que Jesucristo es el Salvador del mundo, el camino a la redención y que en su propósito “él quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad”, 1 Tim. 2:4. Y lo más maravilloso es que tú estás dentro de su plan divino de Salvación. A continuación te presentamos como esta noticia aun cuando es muy antigua, no ha quedado obsoleta, está vigente para tu vida hoy. Conócela y disfrútala. 

I. JESUCRISTO ES EL SALVADOR DEL MUNDO ANUNCIADO POR LOS PROFETAS. 

La llegada de Jesucristo a la humanidad, no fue un acontecimiento ocurrente, ni tampoco obra de la casualidad, la Palabra de Dios nos dice que este fue un plan de Dios trazado desde antes de la fundación del mundo (1 Pedro 1:20), y anunciado muchos años antes, que éste Jesús vendría para salvar a la humanidad. En 1ra. Pedro 1:10-11 dice: “Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a nosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación… anunciando  así los sufrimientos de Cristo y las glorias que vendrían tras ellos”. Veamos por lo menos a dos de estos profetas que alude Pedro:

 A. Isaías. 

Aquí, es anunciado como el Mesías (ungido de Dios), su nacimiento y su nombre: Is. 7:14 dice “He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo y llamará su nombre Emanuel (Dios con nosotros). En Is. 9:6-7 vuelve a decirnos que el nombre de ese Salvador será: “Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” Después el mismo profeta vuelve anunciar: “…él les enviará un salvador y príncipe que los libre.” Is. 19:20.

B. Malaquías. 

El último profeta del Antiguo Testamento, nos trae un anuncio maravilloso que vendría a iluminar la humanidad. En Mal. 4:2 se nos dice que con la llegada de Jesús “nacerá el Sol de justicia y en sus alas traerá salvación; y saldréis y saltaréis como becerros de la manada.” Jesús es el sol de justicia que con sus rayos de amor y misericordia traería salvación para toda la humanidad. 

II. ES DIOS MANIFESTADO EN CARNE PARA SALVAR A LA HUMANIDAD 

La palabra profética se cumplió. Jesús nació como había sido anunciado en el sueño de José: “tu mujer dará a luz un hijo y se llamará su nombre: Jesús (Salvador) porque él salvará a su pueblo de sus pecados.” Mat. 1:21; énfasis mío. Los magos del oriente daban por hecho el nacimiento de un nuevo rey, un guiador y apacentador de su pueblo, según Mt. 2:6. Después, son los ángeles de Dios los primeros en dar la noticia a los hombres: “… ha nacido hoy en la ciudad de David, un salvador que es Cristo el Señor.” Lc. 2:11. Este cumplimiento se convirtió en la noticia más gloriosa para todo el mundo. Pablo dice que vino a ser: “la Palabra Fiel y digna de ser recibida por todos que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores.”, 1 Tim. 1:16. 

A. Juan 1:14. 

En esta cita, Juan nos dice que: “El Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria; gloria como la del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.” Esto nos afirma con claridad que su manifestación fue real y verdadera, no fue ficticia ni simbólica, el Salvador del mundo se humanó, estuvo con los hombres, caminó con ellos, comió con ellos, lloró con ellos, se reveló a ellos y estos pudieron verle como el Salvador llenó de gracia y de verdad.  

B. 1 Timoteo 3:16. 

En este versículo, para Pablo, el misterio de la piedad (Dios), no tiene contradicción, sino que al contrario, sin lugar a dudas y con toda certeza “Dios fue manifestado en carne…”. Esta declaración nos habla que la manifestación de Jesús como Salvador no se trató de una manifestación parcial de la divinidad (lo que algunos llaman la tercera persona), sino que Dios mismo en su plenitud divina, el Padre Eterno, el Dios Fuerte, el Admirable, el Príncipe de Paz, se hizo carne, para ser predicado a los gentiles, creído en el mundo y ser recibido en gloria. 
Tenemos, pues, la seguridad de que Jesucristo el Salvador, no fue un mito, o una historia de ciencia ficción; sino toda una realidad hermosa, ¡Demos Gloria, porque el Dios eterno se manifestó en carne y llegó hasta nosotros para darnos Salvación! 

III. JESUCRISTO CUMPLE SU PROMESA DE REDENCIÓN PARA EL HOMBRE 

Tal como el ángel lo había anunciado, su nombre sería Jesús que significa “Salvador”, el mismo Jesús da a conocer que su propósito no es condenar al mundo, “sino que el mundo sea salvo por él”, Juan 3:17. Su propósito está bien definido: llegar a la vida del hombre, rescatarlo del pecado y ponerlo en un lugar seguro. Por eso su obra fue y es:

A. Redimir del pecado a la humanidad. 

La obra gloriosa del Salvador fue consumada en su sacrificio y muerte en la cruz del calvario, logrando así la redención, que significa el acto de amor y misericordia que fue: Pagar el precio del rescate por el esclavo en la maldad, librar del señorío del pecado y de toda condenación (Col. 1:14). Pablo lo explicó así: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos” (1 Tim. 2:5-6). Así, pues, nadie más puede rescatar al ser humano del pecado, sino sólo Jesucristo, y para ello, el hombre no necesita pagar absolutamente nada. Pablo, explica esta salvación gratuita en Cristo con estas palabras: “siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús” (Ro. 3:24) La iglesia del libro de los Hechos lo creyó y lo enseñó así, afirmando que: “en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” Hechos 4:12. 

B. Da al ser humano una vida nueva. 

La obra de redención trae consigo una vida nueva. En Jesucristo, la humanidad tiene la gran oportunidad de disfrutar una vida abundante. El ladrón (Satanás) vino para robar, matar y destruir, pero “…Jesús ha venido para darnos vida en abundancia”, (Juan 10:10). Esta novedad de vida consiste en vivir reconciliado con Dios, donde el hombre mantiene una relación íntima y permanente con su Señor y Salvador Jesucristo. En él hay un nuevo camino (Juan 14:6), una puerta abierta de salvación (Juan 10:9), un pastor que vela por nuestra vida y por nuestra familia (Juan 10:11). 
Aún más, esta nueva vida no termina con la muerte en una tumba, sino que resucitaremos para vida eterna. Jesucristo nuestro Salvador nos lo garantiza porque él ya venció a la muerte y al pecado. Él mismo lo dijo: “El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna...” (Juan 5:24, 11:25-26).

APLICACIÓN 

Apreciable amigo(a), a través de esta lección te has enterado del mensaje más grande e importante para tu vida, que Cristo Jesús vino al mundo para darte salvación, no importa la condición de pecado en la que te encuentres. En Jesucristo hay perdón. No tienes por qué seguir viviendo atado por el pecado, ni tampoco sufrir sus consecuencias de muerte y condenación eterna. Jesucristo ya pagó el precio de tu rescate, las cadenas del pecado ya han sido rotas. Dios quiere darte una vida llena de significado, paz, felicidad y vida eterna: ¡Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo tú y tu casa!

jueves, 4 de mayo de 2017

LOS CUATRO HOGARES DEL CRISTIANO


Salmo 23:1–6  

La palabra “HOGAR” es maravillosa. Trae vívidos recuerdos.
Es la base de nuestra sociedad, allí aprendemos a vivir juntos.
Risa del niño; canción de cuna; fortaleza del padre y corazón de madre.
Es la primera escuela e iglesia, allí aprendemos lo correcto y bueno.
Es refugio, comodidad, alegría, cariño, que nada puede superar.
Es el lugar donde la cafetera al hervir canta de felicidad.

I. HOGAR PATERNO: EL CUIDADO DE DIOS

Donde nacimos llegando como bebés, dependientes de nuestros padres.
El niño no teme el futuro, sabe que sus padres son sus pastores.
Madre corrige sin herir, suaviza con ternura, maestra sin diploma.
Es el combustible que mantiene el fuego del hogar siempre ardiendo.
Es cual pastora para que “nada falte” en el constante suministro.
“Pastos delicados”. Es fortaleza y el normal crecimiento. Es salud.
“Aguas de reposo.” Es refrigerio en tiempos bochornosos (Ef. 6:1-3).

II. HOGAR NUPCIAL: LA DIRECCION DE DIOS

El que formamos con el ser amado. La ciudadela de nuestro descanso.
La vida no sólo debe ser trabajo sino reposo para orientarnos.
Con el sueño reponemos nuestras fuerzas gastadas (Sal. 127:2).
Este hogar, es la realidad de un maravilloso sueño (Gén. 2:21).
Adán fue creado social, afectuoso y cortés. “No halló ayuda.”
El hombre se enamora no de lo que ve sino de lo que sueña. (Can. 2:16).
La mujer no fue sacada de la cabeza del hombre ni de los pies, sino bajo de su brazo y cerca del corazón para ser amada.

III. HOGAR ESPIRITUAL: LA PROTECCION DE DIOS

En Luc. 10:34-35, vendó heridas, llevólo al mesón y pagó el gasto.
El v. 5 habla de tres cosas: 1. la mesa; 2. el aceite y 3. la copa.
Figura de la comunión, la unción y adoración con gozo rebosante.
Mesa alimento; aceite la unción del Espíritu Santo y la copa la abundancia.
“Confortará mi alma”, restaura y aviva la senda a seguir.
Valle de sombra no espanta; él está donde hay dos o tres. (Mat. 28:20).

IV. HOGAR CELESTIAL: LA ABUNDANCIA DE DIOS

Empieza primavera, sigue el verano, el otoño y acabamos en invierno.
El creyente no llega a su fin sin la escolta del bien y la misericordia.
No sólo BIEN; como pecadores necesitamos de su misericordia.
No sólo MISERICORDIA; como pobres necesitamos de su bien.
Va delante como pastor (Jn. 10:4), y a los costados el bien y misericordia.
He aquí la garantía de Dios “ciertamente” y para siempre. (Fil. 1:6).

Las lágrimas de un pastor

1 Esto, pues, determiné para conmigo, no ir otra vez a vosotros con tristeza. 2 Porque si yo os contristo, ¿quién será luego el que me aleg...