miércoles, 1 de febrero de 2017

TODOS TENEMOS UN LUGAR DONDE DAR LO MEJOR DE SÍ



A.    Éx. 31:1-6.

Nota: Fueron llamados por Dios y equipados por él, para una labor específica.

B.    Dios imparte talentos y deben estar en el lugar correcto (1 Cor. 12:27-31).

Nota: La Escritura nos habla de cuerpo, unidad, miembros, particularidad, diversidad de oficios y propósitos, complementación, etc. Entonces podemos concluir:
1.    La persona correcta en el lugar equivocado, genera confusión y frustración.
2.    La persona correcta en el lugar correcto, genera progreso.
3.    Las personas correctas en los lugares correctos generan multiplicación y crecimiento.

C.   La instrucción (capacitación) es necesaria

Nota: Un fundamento esencial es el claro objetivo de la capacitación: Glorificar a Cristo, y no alimentar el ego. La necesaria instrucción la observamos desde la antigüedad, y el A.T. nos enseña por ejemplo que el profeta Samuel era el maestro de la escuela de profetas (1 Sam. 19:20), y en el N.T. (Hch.22:3), Pablo nos dice que fue instruido por Gamaliel (fariseo, doctor de la ley, venerado por todo el pueblo y nieto de Hillel, famoso rabino).

D.   Si tu motivación es egoísta, tu destino es el fracaso.

Radio Apostólica Online desde Montserrat 2 Guatemala

UN CANAL APOSTOLICO

Loading...

Gracias por su Visita

Entradas populares

Páginas vistas en total