Radio online

domingo, 31 de octubre de 2010

ESTUDIO BIBLICO LA SANTIDAD

PORQUE ESCRITO ESTA: SED SANTOS, PORQUE YO SOY SANTO

1 Pedro 1:16


SANTIDAD, SANTO:

El significado de estas palabras es separación para servir y vivir para Dios. La verdadera Santidad caracteriza los actos externos; pero más todavía, el móvil o la intención del corazón. Es un principio interior, no meramente rectitud o benevolencia, o alguna otra excelencia moral, sino la armoniosa y perfecta combinación de todos.
Santo, en el sentido ordinario cristiano es aquél que manifiesta en su conducta la pureza interior, la benevolencia y consagración a su Salvador, que hacen rebosar su corazón.
SANTO es un individuo separado del mundo para el servicio de Dios: Exodo 19:6; 22:31; Deuteronomio 33:2, 3, 8; Salmos 50:5; 106:16; Daniel 7:21; Hechos 9:13, 32, 41.
Nada es más común en los escritos de San Pablo que el nombre “santos” dado a todos los cristianos: Romanos 8:27; 1 Corintios 14:33; Efesios 1:1; Filipenses 1:1, Apocalipsis 8:3, 4.

EL PROPOSITO DE LA SANTIDAD

Hebreos 12:14

¿POR QUE VIVIR UNA VIDA SANTA? “…Porque sin la Santidad nadie verá a Dios”, Dios es Santo y El quiere que todo aquél que tiene esa esperanza de verle cara a cara, se purifique. 1 Juan 3:2-3.
Los astronautas antes de entrar en órbita pasaron por un proceso de limpieza. Fue necesario estar libres de toda contaminación, sin ningún germen que pudiera contaminar la vida en el espacio, si es que la encontraban. De igual manera ahora nosotros para llegar ante la presencia de aquél que es perfecto en santidad, es indispensable que estemos limpios. 1 Corintios 6:9-10; Gálatas 5:19-21; Efesios 5:5; Apocalipsis 21:8; 22:15; Levítico 18:22; Colosenses 3:5-9.
Hemos sido llamados a ser un pueblo santo y gente santa. Levítico 11:44; 19:2; 20:7, 26; Exodo 19:6; Deuteronomio 7:6; 14:2; Isaías 62:12; 1 Pedro 2:9-10.

SANTIDAD VERDADERA

LA SANTIDAD VERDADERA INCLUYE TODA NUESTRA VIDA CRISTIANA EN TODO TIEMPO Y EN TODO LUGAR. LA SANTIDAD NO SOLAMENTE SE APLICA A UNA PARTE DE NUESTRO SER, SINO INCLUYE TAMBIEN NUESTRO HOMBRE INTERIOR Y EXTERIOR AL MISMO TIEMPO, LOS CUALES NO SE DEBEN DESMEMBRAR, SI EN VERDAD HEMOS DE LOGRAR UNA SANTIDAD VERDADERA.
2 Corintios 7:1: “Así que, amados, pues tenemos tales promesas, LIMPIEMONOS de TODA INMUNDICIA de CARNE y de ESPIRITU, perfeccionando la santificación en el temor de Dios.”
El Señor Jesucristo tuvo que reprender a los escribas y fariseos por su hipocresía; estaban presentando una forma falsa de santidad…exteriormente.
“Antes, todas sus obras las hacen para ser mirados de los hombres.” Mateo 23:5
“…porque limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estaís llenos de robo y de injusticia. Mateo 23:25.
“limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera se haga limpio.” Mateo 23:26.

¿QUE DETERMINA NUESTRA SANTIDAD?

Nuestro Señor Jesucristo enseñó que la condición espiritual de nuestro corazón determina nuestra santidad.
“Porque de la abundancia del corazón habla la boca. El hombre bueno del buen tesoro del corazón saca buenas cosas: y el hombre malo del mal tesoro saca malas cosas.” Mateo 12:34-35.
¿Cuáles son estas cosas que proceden del corazón que contaminan al hombre? Mateo 15:12-20; Marcos 7:18-23.

1. Malos Pensamientos: Job 42:2; Proverbios 15:26; Salmos 19:14.
2. Homicidas: Aborrecer a los hermanos. Juan 13:34-35; 1 Juan 3:14-16.
3. Adulterio: Exodo 20:14. “Adulterar” la doctrina. 2 Corintios 4:2; 1Pedro 2:2.
4. Fornicación: 1 Corintios 6:15-20; Fornicación espiritual, que es idolatría: Jeremías 3:1; Oseas 3:1 – Muchas cosas pueden tornarse “ídolos” en nuestras vidas: la televisión, cine, ropa, carro, hogar, nosotros mismos, novio, novia, esposo, esposa, hijos, padres, dinero, música. Exodo 34:15; 16; 1 Corintios 6:13.
5. Hurtos: Exodo 20:15. Pedir artículos prestados y no regresarlos; los diezmos: Malaquías 3:8-10; Efesios 4:28.
6. Falso Testimonio: Exodo 20:16; Proverbios 25:18; Exodo 23:1; Proverbios 12:17-19, 19:5, 21:28; Santiago 1:26.
7. Blasfemias: No solamente con palabras, sino con hechos también: Colosenses 3:8; Romanos 2:24; 1 Timoteo 1:20, 6:1; Tito 2:5; Santiago 2:7; Levítico 24:14.
8. Avaricia: Amor al dinero: idolatría, Efesios 5:3-5; Colosenses 3:5; 1 Timoteo 6:7-11; Exodo 18:21; Proverbios 28:16; Hebreos 13:5; Proverbios 23:6; 1 Corintios 5:11.
9. Maldades: Mateo 7:23, 24:12; Lucas 3:19; Santiago 3:6.
10. Engaño: Salmos 7:14, 17:1, 24:4; Proverbios 12:5, 12:20, 26:14; Mateo 13:22; 1 Pedro 2:1, 3:10 – Mentira y fraude.
11. Lascivia: Romanos 1:27, 13:13; Gálatas 5:19; Efesios 4:19; sensualidad, incontinencia.
12. Ojo Maligno: Proverbios 6:3; Salmos 35:19, 18:27, 101:5; Proverbios 21:4.
13. Envidia: Proverbios 14:30, 23:17, 27:4; 2 Corintios 12:20; Santiago 4:2; celos, codiciar.
14. Injurias: Job 4:8; Proverbios 12:16; Salmos 74:22, 104:4; Romanos 1:30; agravio; ofensa, afrenta, insulto, ultraje.
15. Maledicencias: 2 Corintios 12:20; Efesios 4:31; 1 Timoteo 4:14; murmuración.
16. Soberbia: Proverbios 8:13, 11:2, 13:10; 2 Corintios 12:20; Santiago 4:16; ira, cólera, rabia, arrogancia, altivez, orgullo.
17. Insensatez: Salmos 69:5, 5:5, 92:6; Proverbios 1:7, 22, 9:13, 14:16, 24; Efesios 5:17; locura, necedad, lo absurdo.

FRUTO EXTERNO DE LA SANTIDAD
Cuando el “vaso está limpio de adentro lo de afuera estará limpio” y se guardará limpio. En ocasiones vemos que los hermanos muestran cierta santidad (2 Timoteo 3:5) exterior, pero esa manifestación no permanece mucho, sino que es variable; no debe ser así con el que está buscando una santidad verdadera.

I. CABELLO

A. La mujer no debe cortarse el cabello: 1 Corintios 11:15.
B. El peinado de la mujer no debe ser ostentoso. 1 Timoteo 2:9; 1 Pedro 3:3. La mujer debe peinarse con modestia.
C. La mujer debe cubrir su cabeza cuando ora para mostrar sujeción al varón (es la gloria del varón), y por tener señal de potestad sobre su cabeza por causa de los ángeles. 1 Corintios 11:7-10. (Estudie la lección sobre el velo).
D. El varón debe cortarse el cabello: 1 Corintios 11:14.
E. El varón debe orar con la cabeza descubierta: 1 Corintios 11:4

II. ROSTRO

A. La Biblia presenta el testimonio de una mujer que usó compostura facial. Esta mujer fue Jezabel (2 Reyes 9:30-37). El usar pintura facial, sacar las cejas y encrespar las pestañas revelan un espíritu de vanidad y de rebeldía. La mujer con sus hechos le está diciendo a Dios que El no sabía lo que estaba haciendo cuando la formó.
B. El adorno de la mujer debe ser interno y no externo:
“…sino el interno, el del corazón en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios” (1 Pedro 3:4).
C. El varón debe guardar su rostro limpio y bien afeitado.

III. VESTUARIO

A. Dios siempre ha sido muy celoso sobre el vestuario de sus hijos, tomando en cuenta que no muestren la desnudez (Exodo 20:26).
B. Vestuario de la mujer:
“Atavío honesto, vergüenza y modestia…” (1 Timoteo 2:9).
“No con vestidos costosos, no con atavío de oro” (1 Pedro 3:1-5).
C. La mujer no debe usar ropa de hombre, ni el hombre ropa de mujer (Deuteronomio 22:5).
D. La hechura del vestido de la mujer debe ser de tal forma que no esté entallado al ponerselo; de igual manera no debe ser tan corto que no cubra bien las rodillas al sentarse.
E. No es honesto que el hombre o la mujer muestren la desnudez del cuerpo usando traje o vestido de baño.
F. Prevalece en nuestros días un terrible espíritu mundano, los hombres están adoptando estilos femeninos en su manera de vestir y de peinarse. Las mujeres están haciendo lo mismo, pero a la inversa, adoptando los estilos de los hombres en el vestuario y cortándose el cabello como los hombres. Los cristianos, tanto hombres como mujeres, no deben contaminarse con ese espíritu mundano (Romanos 1:21-32).

IV. JOYAS

A. Anillos: De compromiso y de matrimonio, pendientes, aretes, prendedores, etc. No hay necesidad de estos adornos externos (1 Timoteo 2:9; 1 Pedro 3:2-4).
B. El anillo de matrimonio no es prueba de que la mujer está casada, puesto que uno puede ver a mujeres y hombres de mal testimonio, que usan anillo de matrimonio y no muestran fidelidad a sus cónyuges. Nuestro testimonio y conducta determina si merecemos ser respetados como personas casadas, no el anillo. Hay muchos cónyuges que al salir de sus casas se quitan de inmediato el anillo matrimonial. La Palabra de Dios dice que el adorno debe ser: “El corazón…en incorruptíble ornato de espíritu agradable y pacífico” 1 Pedro 3:2-4.

V. CONVERSACION

A. Mateo 12:34-35; 1 Corintios 15:33; Efesios 4:29; Santiago 1:26, 3:1-14.

VI. PLACERES MUNDANOS

A. 1 Juan 2:15-17; 2 Tesalonicenses 5:22 (Estudie el tema sobre la Televisión).

VII. NOVIAZGO

A. La unión ilícita del Pueblo de Dios con pueblos paganos fue causa de fracaso. Deuteronomio 7:1-7; Exodo 34:16; Esdras 9:2-12; Nehemías 13:23-31.
B. No es la voluntad de Dios que sus hijos tengan amistades amorosas o se unan en matrimonio con los que no son convertidos a la Fe. 2 Corintios 6:14-18.

Páginas vistas en total